Odontopediatría


Odontopediatría

DIENTES TEMPORALES:

ANATOMÍA DEL DIENTE TEMPORAL VS DIENTE PERMANENTE:


Tipos de Caries:

Caries Oclusales:

Cara de arriba del diente.

Caries en dientes anteriores:

El aspecto puede ir de manchas blancas, a color naranja hasta un color más oscuro grisáceo-negro.


Caries Interproximales:

Entre diente y diente, a veces las vemos a simple vista pero en muchas ocasiones sólo se detectan en radiografías.


OBTURACIÓN/RECONSTRUCCIÓN

Tratamiento conservador de caries que no llegan a la pulpa(nervio). Se realiza la remoción de la caries y se obtura con Composite( RESINA) (pasta blanca).

TRATAMIENTO PULPAR

Cuando la caries ha llegado a la pulpa (u otramente dicho nervio) no se puede realizar una obturación, sino que se tiene que realizar un tratamiento pulpar.


Pulpotomía:


Se realiza cuando la caries es extensa, hay exposición pulpar pero el niño/a no ha tenido sintomatología (dolor).

El tratamiento consiste en la eliminación de la pulpa coronal afectada, mientras que el tejido radicular remanente se mantiene vital sin signos clínicos ni radiográficos de inflamación o afectación. El tejido radicular remanente se trata con agentes como el formocresol (momificante), el sulfato férrico o el MTA.

Posteriormente se realiza la restauración definitiva que evitará la filtración marginal que podría comprometer el tratamiento.

Si se trata de una muela, la restauración más adecuada es una corona de acero inoxidable siempre y cuando permanezcan 2/3 de la longitud radicular a fin de asegurar una vida funcional razonable a la muela tratada.


Tratamiento finalizado:


Corona metálica: Diente de princesa, de pirata…


Pulpectomía:


Se realiza cuando la caries es muy extensa, hay exposición del nervio y hay evidencia de inflamación crónica o necrosis (bacterias muertas que producen infección) en el nervio de la raíz del diente.

Se escogerá este tratamiento cuando el diente pueda ser restaurado, si el diente está muy destruido se tendrá que realizar la exodoncia.
El objetivo de este tratamiento es limpiar la pulpa infectada reparando así los defectos óseos y desaparición de signos y síntomas clínicos.

Después de la desinfección se deben obturar los conductos con una pasta específica (pasta iodofórmica con hidróxido de calcio).

Si se trata de una muela, la restauración más adecuada es una corona de acero inoxidable siempre y cuando permanezcan 2/3 de la longitud radicular a fin de asegurar una vida funcional razonable a la muela tratada.

Si hay mucha inflamación o dolor, puede que el tratamiento de conductos se realice en dos sesiones, dejando una cura entre las dos visitas.

Al cabo de 2 semanas de terminar el tratamiento de los conductos, se coloca la corona metálica (se deja un margen de tiempo para comprobar que todo está correcto).


Caries muy extensa con afectación pulpar:


Tratamiento finalizado con corona metálica:

MANTENEDOR DE ESPACIO

Cuando se pierde una muela o varios dientes temporales, es necesario mantener el espacio para que los dientes definitivos puedan ocupar su lugar y no queden atrapados debajo de la encía sin poder salir.

Un mantenedor de espacio es un aparato que sirve para no perder espacio a fin que los dientes permanentes puedan erupcionar correctamente.

No interfieren en la alimentación, fonación ni duele.

Estos aparatos pueden ser:


Unilaterales: constan de una banda (anillo que se cementa en la muela adyacente) con un alambre soldado que se apoya en el otro diente adyacente.



Bilaterales: cuando faltan varios dientes, podemos usar un solo mantenedor para mantener el espacio de todos los dientes.


CORONAS METÁLICAS

Son “sombreros” que colocamos a las muelas en las siguientes ocasiones:


– Después de realizar tratamientos de conductos para que:


No vuelva a haber infección: si hiciéramos solo una obturación, podría haber una filtración y una reinfección.

No se rompa el diente: después de un tratamiento de conductos el diente queda débil y sin poca estructura, la corona nos da una estabilidad para asegurar la longevidad del diente en cuestión.



– En defectos estructurales del diente: cuando el esmalte (primera parte del diente) o dentina (segunda parte) tienen un defecto congénito. A veces las destrucciones son muy grandes y se debe colocar una corona en vez de hacer una obturación, para poder garantizar la viabilidad de ese diente.


CORONAS ANTERIORES

Después de tratamientos de conductos en dientes anteriores o en caries extensas, para conseguir restituir la estética y la función del sector anterior, necesitamos una reconstrucción más grande que una obturación.

Se usan coronas de acetato (plástico transparente) que se rellenan con composite y se da forma y restituye el material dentario perdido debido a la caries.


Dra. Mireia Morera
Odontóloga y Odontopediatra (COEC:6782)